Psicología aplicada al tenis de mesa

Hablamos de tenis de mesa, hablamos de ping-pong.

Si eres jugador de tenis de mesa, plantéate un par de preguntas, ¿Cuántos de los puntos que recibes en contra son consecuencia de un error propio? ¿Qué porcentaje representa del total de puntos que recibes?

Si no eres capaz de responderte a esas preguntas o la respuesta es superior al 50% sigue leyendo, de lo contrario dejar de leer pues esto no te va a servir de nada.

La psicología en el tenis de mesa tiene un papel importantísimo en la disminución de los errores no forzados por el rival. Dicho de otro modo, sobre los fallos que son consecuencia de la propia actuación del deportista y que por su calidad no debería cometer, como por ejemplo faltas de saque o golpes precipitados.

Estos errores son la base del trabajo psicológico y producen una mejora del rendimiento muy amplia y debes tener en cuenta que siempre van a estar presentes, es inevitable pues no somos máquinas perfectas.

¿Cómo puedo conseguir disminuir estos errores?

Voy a intentar darte unas leves pinceladas, pero te adelanto que no es un trabajo fácil y que requiere un entrenamiento mental muy constante. Por eso quizá sea de los trabajos que mejores resultados presenta en este deporte.

Con el trabajo psicológico no vas a conseguir ser mejor jugador, pero si mejor competidor y perseguir que eso momentos en los que “te entra todo” ocurran con mayor frecuencia.

Lo primero a tener en cuenta es que debes controlar tu nivel de activación, intentando perseguir el nivel optimo o NOA y con esto evitar las precipitaciones y las malas decisiones.

En segundo lugar, debes tener una rutina de relajación-activación a través de la cual puedas comenzar siempre en las mismas condiciones psicológicas.

Y como tercer aporte, es importante entrenar las situaciones más concretas mediante prácticas mentales. Y es que si prácticas este deporte sabes que otra de las peculiaridades que tiene es que en los partidos se dan situaciones que son imposible de replicar en un entrenamiento. Mediante técnicas de visualización y relajación puedes conseguir afrontar estas situaciones, entrenarlas y transferir esas sensaciones físicas a tu cuerpo.

Mucho tengo que decir de este deporte que me apasiona, y podría seguir, pero no quiero que esto se te haga largo. Quizá podría hacer un vídeo hablando de esto, no sé, tú sígueme si te interesa por si acaso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *